Un proyecto a largo plazo: el gran anhelo

Las eliminaciones de los equipos de la Liga Riotercerense de Fútbol en la primera ronda del Torneo Regional Federal Amateur, dejaron en claro una realidad: carecen de proyectos.

Es cierto que todo proyecto se sostiene a base de resultados, pero llegan, generalmente, en un periodo no tan corto de tiempo. Mantener un técnico al frente de un club no es tarea sencilla, a la primera de cambio le sueltan la mano o se va por la puerta de atrás, esto es una realidad y hay que entenderla.

Si bien la situación económica del país no acompaña, muchos equipos se la rebuscaron para intentar salir a flote. El caso más significativo y palpable que tenemos es el de Estudiantes de Río Cuarto, equipo sensación de la segunda división del fútbol argentino. Parece que fuera casi imposible igualarlo, pero este equipo, hace un puñado de meses jugaba en los torneos federales, con un detalle: hace cuatro años que mantiene a Marcelo Vázquez al frente del equipo. Otra cuestión, Alicio Dagatti, presidente del “Celeste” del Imperio del Sur, hace mucho tiempo que dirige los destinos en el club, que tres años atrás jugaba el ya desaparecido Federal B.

Llegando a los equipos de nuestra ciudad, vemos un presente que carece de proyectos, con técnicos que no se mantienen en el tiempo. Son contados con los dedos de la mano los que logran estar más de dos años al frente del club. Los dirigentes hacen grandes esfuerzos, pero muchas veces no aciertan en sus decisiones para llevar adelante el tan ansiado proyecto.

Fernando Cantarini desembarcó hace menos de un año en 9 de Julio, Pablo Álvarez dejó a Atlético Río Tercero a falta de una fecha para el final del Torneo Regional Federal. “Pipo” Acotto está al mando de Agrario hace un buen tiempo, a nivel local, los resultados son buenos, pero en el primer certamen nacional, se quedó en primera vuelta. En el “Pirata” asumió una nueva comisión directiva hace un año, en “Nueve” se armó una comisión de futbol, dos meses antes del inicio del Federal. El “Tricolor” de Corralito decidió jugarlo a último momento, prácticamente con lo “puesto”. 

Son tres realidades diferentes, pero con algo en común: sus equipos fueron eliminados en la primera fase. Ojalá que con el correr del tiempo, se consolide una idea que sirva para ver en el fútbol grande, a un equipo de nuestra Liga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *