El deporte como sinónimo de inclusión

Todos sabemos que el deporte es uno de los mayores motores de inclusión que existen. Como no podía ser de otra manera, la Capital Nacional del Deportista cuenta con una escuela que lo hace accesible a personas con discapacidad. Blanca Castillo, es la encargada y refleja cómo este proyecto, que cuenta con el apoyo del Municipio, crece constantemente. Empezó con apenas dos disciplinas hace cuatro años y a medida que pasa el tiempo, se van agregando cada vez más.

¿Cómo fueron los inicios de la Escuela Municipal de Atletismo Adaptado?

Yo empecé trabajando con chicos con discapacidad hace ya varios años por mi cuenta. Pero en 2016 decidimos crear una escuela de deporte adaptado. Para el 2017 se hizo el decreto en el que quedó oficializada la creación de la Escuela Municipal de Deporte Adaptado. Bajo el departamento de discapacidad, se labró todo el escrito con el fundamento de su creación. En un principio comenzó con dos disciplinas, atletismo y natación, pero con el paso del tiempo incluimos varias más.

¿Cuántas disciplinas tiene en la actualidad?

Después de atletismo y natación, se agregaron fútbol, tenis y a partir de este año incluimos tenis de mesa. A medida que pasan los años vamos incluyendo cada vez más disciplinas.

¿Cuántos alumnos asisten?

Para este año (2020) tenemos 50 inscriptos pero también hicimos la escuela de verano en la participaron 59 personas.

Escuela de Verano en el Club Sportivo 9 de Julio

¿Cómo es la situación actual?

Con el cambio de gobierno en la ciudad, pasamos de depender del Departamento de Discapacidad al área de Deportes. Esto es algo que nos facilita las cuestiones netamente deportivas. Por momentos fuimos la cara visible de la parte de discapacidad y se dieron a conocer muchas cosas que se realizaban en la ciudad. Ahora, que dependemos de la Secretaria de Deportes, seguimos trabajando de la misma manera y el apoyo que tenemos es muy grande. Además, el sustento económico viene de parte del Municipio, solamente hacemos algunos eventos para juntar fondos para los viajes que tenemos.

¿Qué rol cumple la familia?

El trabajo que nosotros hacemos es de hormigas, porque no es fácil para los padres dejar a sus hijos. Uno busca siempre educar y crecer junto a la familia, a través del deporte buscamos un poco de independencia y de autonomía. También debemos generar nuevos lugares para conocer. La base de todo es la familia, si no tienen confianza donde dejan su hijo y si no brindamos seriedad en lo que hacemos, esto no funciona.

¿Cómo fue la experiencia del viaje a Colombia en 2017?

Si bien con la escuela de natación trabajábamos de hace un tiempo, cuando nos empezamos a mover en otros ámbitos se nos abrió la posibilidad de viajar a las Olimpiadas en Bogotá. Fue una apuesta muy fuerte, porque el viaje fue grande, la Municipalidad nos dio un gran apoyo y era la oportunidad de demostrar todo nuestro trabajo. Estas Olimpiadas eran exclusivamente para deportistas con síndrome de Down y con discapacidad intelectual. En la delegación viajaron tres jóvenes con síndrome de Down y uno con discapacidad intelectual. Lo que lograron los chicos fue increíble, trajimos una medalla de oro, dos de plata y dos de bronce.

La experiencia del viaje a Colombia

¿Realizan algún evento como Escuela?

Siempre se generan eventos, somos sede dentro de la región de atletismo adaptado, en los Córdoba Juega, algo que se realiza todos los años. También tuvimos talleres de futbol para ciegos, hicimos buceo, que fue una experiencia maravillosa. La primera vez buceamos gracias a la gente de la Agencia Córdoba Deportes. En la segunda, vino Buceo sin Barreras, que es un ente de Buenos Aires que trabaja con personas con discapacidad.  Además, todos los años hacemos un encuentro de fútbol para personas con discapacidad. Son todos eventos que se van prolongando y van quedando con el tiempo y tratamos generar cosas para mostrar lo que hacemos.

A nivel personal, ¿Qué te genera ver el crecimiento día a día de la escuela?

Personalmente, siempre tuve la visión de que se podía hacer. Siempre me decían que estaba loca y por ahí es cierto porque siempre hay que tener un poco de locura para hacer estas cosas. Yo estoy en una posición en la que siempre me arriesgo con lo que hago, pero personalmente no lo cambiaría por nada y esto de que vaya creciendo es por el trabajo de hormiga que se viene haciendo. La constancia y los objetivos son muy importantes, además, tenemos todos los recursos para realizarlo. Y personalmente siempre digo, cuando el día de mañana cuando me tenga que ir, lo voy a hacer con la tranquilidad de que dejé algo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *