Prigioni: “Si me hubiera pasado el año pasado en Brooklyn, con mi familia en España no sé que hubiera hecho”

Charla de lujo se llevó a cabo este viernes por el Instagram Live de La Liga Nacional. En un mano a mano sostenido con el periodista Matías Traversa, la cuenta de La Liga se dio el privilegio de tener como invitado a Pablo Prigioni, uno de los emblemas del básquet argentino y de la Generación Dorada.

Tras su etapa gloriosa como jugador, Prigioni disfruta de su presente como entrenador asistente en Minnesota Timberwolves. El base habló de su vida en EE.UU. actualmente, de su etapa en Europa, de sus ex compañeros, la NBA, de cómo ve el futuro de muchos jugadores argentinos y de sus recuerdos en La Liga. 

“Si me hubiera pasado el año pasado en Brooklyn, con mi familia en España no sé que hubiera hecho”, comienza la charla Pablo Prigioni recordando su paso como asistente en los Nets. “Sin la familia y encerrado en pleno Manhattan hubiera sido duro. Por suerte me agarra en Minnesota, es un espacio que no está tan castigado por el Coronavirus. Nos hubiera gustado estar en España o en Argentina. Son dos lugares donde la cuarentena está muy controlada. Acá no hay mucha cantidad de gente pero no está la policía mandándote a casa”. 

Sobre su actualidad y el trabajo que están llevando acabo con el cuerpo técnico de Minnesota cuenta: “Están haciendo un gran trabajo para mantenernos conectados. Tenemos muchas conferencias semanales. Tenemos una vez por semana alguna persona importante que nos da una charla, motivacional, con psicólogos. Todo obviamente de manera virtual. Cada uno desde su casa”.

En cuanto a su trabajo dice: “La idea es que ellos (los jugadores) disfruten. A veces mandamos algunos clips de jugadores consagrados que a ellos les pueden servir. Nosotros como organización buscamos ser mejores cuando volvamos a trabajar, lo mismo buscamos con los jugadores”. “Soy el asistente de ataque principal del entrenador que es la cabeza ofensiva del equipo. Me da pudor hablar un poco de eso. Para mí es La Liga donde terminé la carrera jugando. Tengo mucho por mejorar”, indica sobre su cargo.

Sobre su etapa de entrenador en Baskonia recuerda: “Mucho aprendizaje. Fue poquito tiempo pero me quedaron muchas cosas. Antes de tomar el cargo les dije a los dirigentes “yo no soy buen entrenador quizá lo sea dentro de unos años”. Nunca tuve miedo en mi carrera, lo que no podés es no aceptar algo por miedo. Saqué muchas cosas positivas, otras no hubo tiempo para saber cómo iban a salir. Salí rápido para que el club pudiera hacer una buena temporada, sabía que tenía otras oportunidades”. 

“Real Madrid es un club de primera clase, en muchos aspectos, sobre todo tiene el poderío económico que otros equipos de Europa no tienen. Tienen un lugar para trabajar a la altura NBA. Es un club que cuida mucho los detalles. Facundo (Campazzo) tiene un nivel NBA y eso está demostrado. De su nivel deportivo no hay duda. Quizás haya temas contractuales, que algún equipo no se anime, que tengan dudas, pero él ya ha demostrado que tiene potencial para jugar en esta liga. Dar el salto a Europa, madurar ahí. Eso te prepara y después es cuestión de esperar las oportunidades. El jugador argentino está tan bien visto en la NBA, en todo el mundo. Ojalá que tengamos a alguno de los chicos acá pronto”. 

También hubo momento para hablar de la Selección. “El 2007 fue un año visagra, después del 2006. Muchos compañeros ya no vinieron a Las Vegas. La verdad que ese equipo jugó un básquet increíble. Fue un torneo muy exigente y el equipo jugó a un nivel brutal y cada partido aparecía alguno que daba un plus. EE.UU. tenía que buscar la clasificación. Le ganamos dos partidos a Brasil, el de la ronda y el de Semis que era fundamental para estar en Beijing. Para mí Beijing pudo haber sido el mejor torneo que jugué con la Selección. Mucha veces pienso que fue el momento más feliz, deportivamente, como jugador”. 

“Tengo que agregar el torneo en Mar del Plata 2011. Ganar un torneo en casa, cuando la gente cantaba el himno se te ponía la piel de gallina. Baskonia también lo pongo muy cerquita de la Selección. Tuve momentos muy lindos. Lo de Londres lo tengo medio cruzado porque fue justo cuando yo ficho en Nueva York. Estaba muy motivado porque iba a la NBA. Jugué un muy buen primer partido en Londres. Estaba tan enchufado que me sentí muy especial. En el segundo partido me empecé a sentir enfermo. Tenía cólicos en los riñones. Decía “no puede ser que me pase esto en un Juego Olímpico”. Es como que lo quiero sacar de la cabeza”. 

Al hacer referencia al Mundial donde Argentina fue subcampeón el año pasado sostuvo: “Me sentí representando de la mejor manera. El equipo jugó con un hambre. Podemos hablar de calidad, de un montón de cosas, pero si el equipo no tiene hambre es muy difícil y eso fue lo que más mostró la Selección en el último Mundial. Eso es lo que yo más vi. Lo otro que tengo que destacar es a Luis Scola. Todos jugaron y aportaron pero Luis terminó en el quintento ideal del torneo. Me sorprendió Luis. Fueron todos grandes partidos para él. Queda en el quinteto ideal por la continuidad. Esos son los dos puntos que más destaco de ese torneo. Fue una gran felicidad ver a Argentina en una final del Mundial”. 

“Me encantaría entrenar a la Selección, pero en el momento adecuado. Yo me perdí muchas cosas con mis hijos, quiero disfrutarlos a ellos, asegurarme de pasar tiempo con ellos. Cuando ya se vayan a la Universidad, voy a tener muchas más experiencias y las condiciones pueden ser mucho mejor”. 

“La importancia de La Liga para los jugadores argentinos, es como la importancia de la escuela primaria. Para todos los que fuimos a Europa y para los que llegamos a la NBA nos sentó las bases, los fundamentos, nos preparó. La importancia de La Liga es altísima, sin eso no estábamos listos para lo otro. En Obras lo disfruté muchísimo, me acuerdo toda esa temporada. Para llegar a Obras estuvo Belgrano primero. Con Belgrano ascendimos y pudimos mantener la categoría. Me hubiera gustado disfrutar un poco más La Liga”, finalizó Prigioni. 

FUENTE: Prensa AdC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *