Deportivo Independiente: el recuerdo de un título único

El último campeón del milenio en el fútbol regional no fue uno más, tuvo ese valor agregado de representar el único título en la historia de un club, como ocurrió en 1999 con el Deportivo Independiente de Río Tercero.

Apenas dos años antes, la institución de barrio Magnasco había logrado su segundo ascenso al círculo superior y para cuando llegó este hito deportivo, el objetivo seguía siendo mantenerse en la categoría.

Si bien debutó con derrota ante Agrario de Corralito por 4 a 3, después llegaron siete victorias seguidas, algunas resonantes como un 3 a 1 de visitante ante 9 de Julio y goleadas frente a Atlético Ascasubi (6 a 2), futuro rival en la final, y a Belgrano FC de Berrotarán (7-3). Rápidamente, se dieron cuenta que podían soñar con cosas importantes.

El formato del certamen en ese entonces, indicaba que los dos primeros de cada ronda clasificaban a semifinales. En esa instancia, el “Rojo” se midió con 9 de Julio y tras igualar ambos partidos, logró avanzar por penales.

De la primera final en Villa Ascasubi, el conjunto riotercerens se trajo un valioso empate pero le costó la baja de varios jugadores por la acumulación de tarjetas amarillas. Prácticamente, la mitad de los titulares no estaba en condiciones de jugar la revancha, donde el objetivo era al menos empatar para llegar a un tercer partido con el equipo completo, según reconocieron algunos protagonistas.

El partido siguiente se disputó en el estadio “Antonio Collini” de Atlético, ya que la cancha de Independiente no contaba con las medidas de seguridad exigidas, y hubo que recurrir a varios jugadores de una Reserva muy prometedora en cuanto a resultados pero naturalmente, poca experiencia para una final.

Fueron los “palomeros” quienes se pusieron en ventaja, pero llegaría la igualdad tras un tiro libre de Tomás Cané que dio en el travesaño y un rebote aprovechado por Gastón Yacobone, el héroe de aquella final, ya que en tiempo de descuento, también conectó de “palomita”, un centro de Gonzalo Carra para anotar el gol del campeonato.

“Era un equipo muy unido, no había peleas, nadie se quejaba si le tocaba quedarse afuera”, recuerda el goleador y cita un par de anécdotas para reflejar el espíritu de aquel grupo. “Cuando arrancamos la pretemporada, lo primero que hicimos fue pintar la cancha, sacarle los cascotes, esas cosas que solo pasan en los clubes humildes y también te dan identidad”.

“No concentrábamos, pero mi viejo agarraba cuatro o cinco jugadores y los llevaba a mi casa antes de los partidos, sobre todo, para que no saliéramos. La mayoría de los equipos tenia jugadores pagos, a nosotros nos dieron 50 pesos por salir campeones”, agregó Yacobone.

Procedente de Atlético, Germán “Tati” Ferraro fue uno de los pocos jugadores campeones que no venía de las inferiores. “Era un grupo humano excepcional que logró una armonía entre cuerpo técnico, jugadores y dirigentes, algo que también se va logrando por los partidos ganados”, repasa el ex defensor.

“Me cuesta encontrar un plantel de tanta calidad, conformado con mayoría de chicos del club. Aparte de jugar bien, se ponía los 90 minutos y aunque tuviera partidos malos, la garra y el arco de enfrente no se dejaba de ver nunca”, comentó Ferraro.

En cuanto a la campaña, ambos coinciden que la “injusta” derrota inicial ante Agrario, uno de los mejores equipos del momento, ya fue una señal, pero la goleada ante otro candidato como Ascasubi, fue el “click” y les hizo creer que estaban para algo más ambicioso que salvarse del descenso.

La campaña de Independiente tuvo 26 partidos, con 12 victorias, 9 empates y 5 victorias, convirtiendo 51 goles y encajando 31.

El plantel estuvo integrado por: Mauro Ingaramo, Héctor Molina, Iván Ponce, Juan Tobanelli, Emanuel Vara, Franco Airaudo, Juan Pablo Cadaucelo, Germán Ferraro, Julio Godoy, Pablo Godoy, Sergio Piva, Fernando Ramseyer, Alberto Hurtado, Carlos Araujo, Mario Arce, Pablo Borsalino, Tomás Cané, Claudio Gomez, Walter Mateo, Cristian Piva, Darío Quiroga, Horacio Ramseyer, Diego Villa, Gastón Yacobone, Rodrigo Airaudo, Adrián Albornoz, Leonardo Calvi, Diego Carezzano, Victor Gonzalo Carra, Nelson Fernández, Matías Grandi y Oscar Perez. El cuerpo ténico encabezdo por el entrenador Héctor Sirio, tuvo como ayudante de campo a Oscar Mateo y Gabriel Ferreyra en el rol de preparador físico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *