Para los dirigentes deportivos, vaya nuestro reconocimiento

Cada 14 de mayo se celebra el Día del Dirigente Deportivo Argentino y desde la Depor3 aprovechamos para insistir que Río Tercero es “Capital Nacional del Deportista”, no solamente gracias a la cantidad de deportistas destacados que han nacido o se han formado en nuestra ciudad; también es la consecuencia de un trabajo realizado por invalorables personas que crearon las condiciones para que ellos pudieran desarrollarse.

El merecido éxito alcanzado por cada uno de estos deportistas de elite se debe, en gran parte, a su esfuerzo personal, dedicación y perseverancia; pero estamos seguros que sin el sueño o la visión de grandes dirigentes que tuvo y tiene la ciudad, sus objetivos se hubieran visto limitados.

La ciudad ha dado innumerables jugadores de básquetbol que jugaron en la Liga Nacional, incluso uno que llegó a la más profesional del mundo: la NBA. ¿Hubiera sido posible esto, sin la visión de aquellos dirigentes que fundaron una Asociación de Basquetbol allá por 1949, o de los dirigentes que años después fueron desde Río Tercero pioneros de la Liga Nacional y convirtieron este deporte en uno de los más importantes y representativos de la ciudad?.

Nos sentimos orgullosos de grandes futbolistas, que desde nuestra Liga local fundada en 1951 llegaron a lo más alto del fútbol argentino o europeo. ¿Hubiera sido posible esto, sin el esfuerzo de tantos dirigentes que aportaron su tiempo para que la Liga Regional Riotercerense de Fútbol, haya mantenido una evolución constante, hasta convertirse en lo que hoy es?  

Ni hablar de la cantidad de niños y jóvenes que hoy tienen acceso y disfrutan del fútbol, gracias al trabajo comprometido de dirigentes en los tradicionales clubes como Atlético, 9 de Julio y Casino. Tampoco podemos olvidarnos del  trabajo incansable de dirigentes de barrio que lograron convertir a clubes como Vecinos Unidos o Independiente en referentes del fútbol formativo.

Mientras escribo estas líneas se me vienen a la mente tantos ejemplos como estos, nombres que fueron y son verdaderos militantes del deporte que prefiero solo personificarlo en “El Dirigente Deportivo” para no olvidarme de ninguno y rendirle un merecido homenaje.

Cualquiera que conoce un poco el ámbito deportivo, sabe que no hay trabajo más ingrato que el de los dirigentes deportivos. Se la pasan trabajando y dedicando el tiempo a otras personas, recibiendo muchas veces más reproches y reclamos por lo que sale mal, que reconocimiento por lo que hacen bien. Para muchos, son los principales responsables de las derrotas, pero son los mismos que los olvidan en la victoria.

Solo en el silencio interior y el respaldo familiar, disfrutan del deber cumplido del esfuerzo o el sacrificio realizado por la camiseta, por el club, por la disciplina, por la gente, o por el deportista a quien entregan su trabajo, muchas veces desinteresado.

En este día tan especial, no puedo olvidarme de mi padre, Alejo Federico Calderón, gran dirigente del fútbol, pero sobre todo, amante y admirador del deporte de nuestra ciudad, quien con su ejemplo me enseñó a disfrutar de todas las manifestaciones deportivas, recordando una frase que siempre repetía: “El que juzgue mi camino le presto mis zapatos”.

En el nombre del equipo Depor3 les deseamos un Muy Felíz Día a Todos los Dirigentes Deportivos Riotercerenses y les deseamos mucha fuerza, acompañada  del mayor de los éxitos en los nuevos desafíos post pandemia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *