En el Instituto Alexis Carrell nace un nuevo deporte

Nigbol, es el nombre de un nuevo deporte creado por dos alumnos en el campus del profesorado de Educación Física del Colegio Alexis Carrell de Río Tercero. Incluso, recibió el apoyo de un jugador de la selección Argentina.

“Los alumnos Juan Ignacio Mansilla y Matías Marcon tenían un impedimento físico para hacer una actividad en una materia, el profesor les dio la posibilidad de usar el espacio para otra tarea. Fueron al campus, donde previo a la llegada de ambos un curso había estado usando los aros de cestoboll. Los dos alumnos se pusieron a jugar con la pelota intentando meterla en el aro, y le empezaron a poner puntos a cada acción, le agregaron reglas, a ponerle dificultad, y vieron que se estaban divirtiendo. Sintieron que algo había. A la semana en la materia “Juego motor” tenían que presentar un juego y ellos propusieron aquello que habían estado jugando días atrás, con un marco y nuevas reglas. Y se quedaron con esa idea. Esto ocurrió en el 2018”, describe el periodista Marcos Villalobo en su nota publicada este domingo en PERFIL Córdoba.

El año pasado, Mansilla y Marcon, oriundos de Embalse y santa Rosa de Calamuchita respectivamente, estaban en tercer año y estaban cursando la materia “Historia de la Educación Física”, donde la profesora les narraba sobre Romero Brest y el surgimiento del Cestoboll. “Mientras ella nos contaba de Romero Brest, en modo de chiste le digo que nosotros también habíamos hecho un juego. Ella se interesó, se los mostramos y le gustó tanto que pidió hablar con los representantes en Córdoba de la Federación Internacional de Educación Física”, le contó Mansilla a PERFIL Córdoba.

A las semanas, recibieron una invitación para el Congreso internacional Educación Física que se celebró entre septiembre y octubre del año pasado en Termas de Río Hondo. “Sabíamos que teníamos que ir al Congreso, pero no sabíamos qué iba a pasar. Para nuestra sorpresa, llegamos y al registrarnos, nos dan el calendario y nos encontramos que teníamos un espacio, con el nombre de la profesora Adriana Rincón y decía que sus alumnos iban a presentar un deporte alternativo. Quedamos sorprendidos, estábamos en el cronograma oficial. Los presentamos el segundo día y tuvo tanta repercusión entre la gente, les había interesado y nos invitaron para que al otro día lo volviéramos a presentar en la plaza central. Fue una mezcla de emociones… Y ahí es donde empieza el Nigbol como deporte alternativo, con audiencia, que no fuera solo el de la profesora”, relató Mansilla.

¿De qué se trata el juego?

El Nigbol es un deporte alternativo que toma ideas del vóley, cestoboll y básquet. Se juega en una cancha en forma de octógono y en la modalidad de tres contra tres. Dentro de la cancha, en la parte central hay una base, donde está el aro en el centro, que se llama “zona de amenaza”. Se debe embocar la pelota en ese aro. Desde la “zona de amenaza” los puntos valen doble y también se le puede pegar al piso con la pelota para complicar al equipo rival. En el resto de la zona, la pelota va por arriba. Cualquier jugador del equipo le puede pegar cuando es el turno del equipo. Golpea equipo A, responde equipo B. Se juega en dos tiempos de 20 minutos, con 5 de descanso. En caso de empate se juega un tiebreak a 7 puntos.

Challenge adaptado

Durante el reclutamiento se hizo una challenge donde cientos de usuarios de la red social Instagram subieron videos practicando el nigbol, adaptado al hogar. “Lo hicimos para promover la actividad física aunque sea desde la casa. La cuarentena nos afecta a todos desde lo emocional a la práctica corporal, y decidimos adaptarlo a las posibilidades que cada uno tiene en su casa, con un balde, una pelota y una silla, y la gente se prendió para pasar el rato y divertirse”, contó Mansilla.

La particularidad fue que el defensor de la Selección argentina Emanuel Mammana publicó en su cuenta de Instagram un video sobre el Nigbol. A propósito los creadores y difusores del juego contaron: “A través de un contacto le llegó el juego, le gustó, pero como está solo en su departamento no lo podía jugar, pero dijo que sí quería promocionar el juego”.

FUENTE: www.perfil.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *