Cómo impacta en gimnasios, la crisis sanitaria y económica

Muchos son los rubros que se ven afectados y limitados por el actual contexto de pandemia y extensión de la cuarentena.

Las instituciones que desarrollan actividades físicas y afines, se manifestaron ante la necesidad y para muchos la urgencia, de volver a trabajar.

Depor3 estuvo en contacto con propietarios de diferentes gimnasios, para saber cómo afrontan esta crisis sanitaria y económica, y qué medidas o propuestas han evaluado para poder reactivar su actividad laboral.

Desde “Aires de Vida”, Laura Jaime nos afirmó que es una preocupación general, poder volver a trabajar: “Desde el momento que cerramos hicimos un grupo donde estamos los gimnasios, centros culturales de danza, escuelas y canchas de pádel, tenis, natatorios”. Además, señaló que han presentado una carta con la firma de todos los propietarios, dirigida al intendente Marcos Ferrer y a la secretaria de Deportes, Rocío Comba, además de una nota elevada al COE (Centro de Operaciones de Emergencia) con medidas formales: “Todo esto en conjunto a un protocolo con todas las medidas que se pueden tomar”, precisó.

Laura explicó que no es una medida impuesta sino una propuesta: “Es cómo creemos que es la mejor manera para volver a la actividad de una forma segura tanto para alumnos, profes y gente del staff”.

Por su parte, Facundo Molina, propietario de “Fight Team”, expresó que en su caso no habría ningún protocolo. “Es casi imposible si una persona está contagiada darle clases de artes marciales”, rubro al que se dedican en este lugar. De acuerdo a sus palabras, en los deportes de contacto se torna más difícil hacer un protocolo. A esto agrega que por ser un deporte sobreexigido (kickboxing) sería imposible usar barbijo.

Carlos Carranza y Jorgelina Cabral, propietarios de “Maximus Gym”, comentaron que los más complicados son los gimnasios porque tienen una estructura que mantener. En contraste, mencionan que quienes desarrollan dichas actividades al aire libre les llegará mucho más rápido la reactivación ya que es más difícil el contagio en ambientes abiertos.

Carranza remarcó además que las medidas que les imponen no son favorables para la actividad física: “Por ejemplo, no se podría hacer actividad de alta intensidad aeróbica con un barbijo porque te puede elevar la presión, aumenta el ritmo cardiaco, genera hipoxia. Todas esas cosas hay que analizarlas bien, y saber cuáles son los riesgo y cuáles los beneficios de volver”.

Pese a todo esto, tanto Laura Jaime como los propietarios de Maximus Gym dejaron en claro que lo que están proyectando es pensando en la salud de la población. “Se han incrementado las enfermedades de no transmisión, como obesidad, hipertensión, diabetes y todo lo que sea a través del sedentarismo y el sobrepeso. La herramienta que nosotros le brindamos a la sociedad es el movimiento”, explicó Carlos.

En tanto, Laura destacó que quieren separarse de lo que es el deporte, como los encuadra el Comité de Emergencia Provincial: “Nosotros realmente no estamos dentro de ese encuadre. Somos salud, prevención, rehabilitación. Somos agentes de la salud”. A su vez, ambos afirmaron que la actividad física es importante para el sistema inmunológico.

Para finalizar, destacó que un gran porcentaje de sus alumnas quieren retomar las clases y que la gente no tiene miedo de volver excepto algún caso aislado.

Desde Maximus Gym, ven factible la reapertura de los establecimientos de actividad física, siempre y cuando la sociedad tome conciencia de que puede contraer el virus, si no toma las medidas de higiene que están recomendadas y si no mantiene la distancia correspondiente.

Por último, respecto a lo económico todos se vieron afectados de alguna manera. Sin embargo, Molina revela que en su caso, tiene otro trabajo con sueldo fijo desde hace muchos años, por lo que todavía cuenta con una entrada que le ayuda a “bancar” el gimnasio.

Pero no todos corren con esa ayuda. Laura manifestó que a fines de abril decidió cerrar el local para no endeudarse. Pese a eso, comenta entusiasmada que si todo se resuelve podría seguir con su proyecto en un nuevo local.

En el caso de Carlos y Jorgelina, a través de las redes sociales comenzaron a difundir planificaciones para aquellos alumnos interesados en continuar, con un valor correspondiente a un 40% de lo que sería la cuota mensual. De esta manera pudieron costear el segundo mes de alquiler. Al primero no lo pudieron pagar, pero el club les brindó una prórroga de pago.

AUTORA: Florencia Gubler

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *