Reinaudi: administración, idiomas y su costado solidario

El estudio y el deporte son dos caminos que tranquilamente pueden ir juntos de la mano. La importancia de la formación académica, de lo que significa nutrirse de conocimientos, de la obtención de valores que permite, también es un camino de desarrollo personal, lo que nos permite abrirnos hacia un futuro y nos da herramientas para el mismo. Y a veces no solamente se trata de un futuro, sino que puede también abarcar un presente con proyectos a raíz de vocaciones y/o pasiones que podemos volcarla desde lo profesional.

El caso del riotercerense Lucio Reinaudi es uno de los varios ejemplos que podemos encontrar dentro de la Liga Argentina de lo que es un deportista preparándose a futuro. El escolta de Barrio Parque siempre se mostró como un atleta organizado, no solo dentro sino también fuera de la cancha, y eso mismo también se traduce en lo que es su vida personal, donde se encuentra cerca de finalizar parte de su formación académica. Un ejemplo de superación, compromiso y constancia.

En el corto plazo, y a la espera de poder rendir los últimos finales de la carrera, el escolta está pronto a recibirse en la tecnicatura de Administración de Empresas, lo que posteriormente le dará pie a ir por la licenciatura. Pero no solo se queda con eso, sino que también ve mucho más allá y quiere seguir cultivándose, pensando en un futuro cercano estudiar idiomas. Además, nos permite descubrir un costado solidario donde interviene habitualmente ayudando a una serie de comedores bajo una cooperativa.

Lucio se para delante de un mix de situaciones y caminos por los que transita, aunque en su cabeza la prioridad siempre pasará por desarrollar como hasta ahora su carrera como jugador profesional de básquet. Con un recordado pasado por 9 de Julio de su Río Tercero natal, Reinaudi también pasó por equipos como Estudiantes de Olavarría donde comenzó a transitar sus estudios universitarios, para luego pasar por Hindú de Resistencia y a mediados del 2018 regresar a Córdoba para jugar en Parque, donde jugó las últimas dos temporadas y con la novedad de que en estas últimas horas renovó su contrato pensando en la campaña 2020/21 de la Liga Argentina.

Pero yendo a este otro costado de la vida de Lucio fuera de la cancha, nos adentramos en las varias facetas que tiene este joven escolta de 25 años, desde sus estudios universitarios y cómo los acomoda para hacer en simultáneo ambas actividades, como así también la ayuda en la que participa colaborando con quienes más lo necesitan.

– ¿Cómo venís llevando la carrera universitaria y a cuánto estás de recibirte? ¿Cómo surgió seguir Administración de Empresas?
. Sí, estoy haciendo la tecnicatura en Administración de Empresas. Me quedan tres materias que en realidad son los últimos tres finales para ya recibirme de Técnico en Administración de Empresas. La arranqué hace 4 años aproximadamente, y el interés se me despertó porque hacía economía y contabilidad en el colegio y fue una carrera que me interesó mucho para seguir.

– Ya estás cerca de tener el título, ¿Cuál sería el siguiente paso una vez que termines estos últimos finales?
. La idea es que después continúe con la Licenciatura de la carrera, es el proyecto a futuro que tengo. Ahí hay varias especializaciones, pero a mí me gusta lo que es la parte de administración, la parte que es como proyecto trabajar en una empresa y poder coordinar un grupo de personas, todo lo que significa eso. Tiene algo en común con lo que significa el trabajo en equipo que yo hago diariamente con el básquet, así que eso es algo que me interesa mucho. La iniciativa es poder rendir estos finales y recibirme como técnico, y automáticamente arrancar inglés. Tengo muchas ganas de seguir inglés, lo tengo muy pendiente y estoy muy decidido a hacerlo apenas me desligue de estas materias. Me quiero preparar para ello porque es una herramienta que sirve muchísimo, porque en el mundo parece que si no te podés comunicar mediante el inglés en cualquier lugar es como si estuvieses fuera del sistema. Es una herramienta muy interesante y me encanta. El proyecto no solamente es estudiar inglés sino idiomas en general, porque también hay distintos tipos de inglés.

– ¿Lo ves de volcarlo a un proyecto en mente?
. No tengo nada claro aún. Sí tengo ideas pero hoy por hoy son solamente eso, ideas a futuro. Ahora estoy bastante abocado a rendir estos últimos finales, a tener la tecnicatura primero, y por supuesto en la parte deportiva prepararme para jugar la próxima temporada.

– Tenía entendido que estabas en una actividad solidaria. Contame un poco de qué trata la misma.
. Estoy en una campaña solidaria colaborando con distintos comedores de una cooperativa que se llama Cooperativa La Esperanza, de Córdoba. Yo estoy un poco desde afuera pero colaborando con ese proyecto, y quien está y trabaja más de lleno en eso es mi novia. Es bastante interesante porque en esta pandemia se han duplicado y triplicado la cantidad de personas que están yendo a los comedores de la cooperativa, y nos daría una buena mano que la gente se sume. Hemos hecho una campaña para que la gente pueda donar, y si bien es cierto que no es habitual que la cooperativa promocione donaciones para los comedores, también hay una realidad y es que se han duplicado o hasta triplicado en algunos casos la cantidad de gente que tienen los comedores por la situación de la pandemia y la crisis que hay. Estoy colaborando con ellos, aportando y tratando de conseguir personas para que también aporten su granito de arena, ya sea con alimentos o económicamente para poder sustentar la situación. Lo bueno es que se han llegado bastantes personas pero de todas formas tratamos de seguir sumando, porque esto todavía continúa, la situación es difícil ahora y no tengo dudas que va a ser más difícil después cuando la economía se empiece a sentir un poco más.

– ¿Cómo se puede ayudar?
– Se pueden comunicar al teléfono 3571-609192, contactarse conmigo o directamente sumarse para colaborar. La cooperativa tiene un sitio web donde también hay información que es laesperanza.org.ar

– Vuelvo al tema del estudio, porque sé que sos organizado en todo lo que emprendés así que quería conocer un poco esto de la forma en la que encarás esto de tener en simultáneo objetivos deportivos por un lado y académicos por el otro. No debe ser sencillo pero está claro que es posible con esfuerzo y compromiso.
. Tal cual, en eso soy bastante ordenado y me organizo mucho. Lo que tengo sí tengo en claro es que hacer las dos cosas con la misma intensidad es mucho. Tenés que saber y tener en cuenta cuál es tu prioridad, y yo como primera opción de prioridad tengo el básquet entonces aboco la mayor energía ahí. Después, como herramienta, sumo el estudio. Por esa razón me llevó mucho más tiempo de lo normal o común la carrera, porque he podido manejar mis prioridades. Después sabiendo que el estudio te da un montón de herramientas, no solo para ejercer la carrera sino también para saber de otras cosas, porque tiene muchas cosas de economía o contabilidad que a su vez me interesan. Lo vi por ese lado, también lo pensé de una forma de ganar tiempo, porque considero que sí se puede hacer siempre y cuando uno tenga esto de las prioridades para poder organizarse.

– ¿Cómo es esa modalidad que tenés con el estudio? ¿Cómo lo articulás con el básquet?
. Estoy estudiando a distancia en la Universidad Blas Pascal, que es de Córdoba pero que tiene sedes en diferentes lugares, en la gran mayoría por lo menos de los que yo he estado. Arranqué la carrera en ese año que me fui a Olavarría, y un poco el interés se me despertó para poder incorporar una herramienta de acá al futuro, no solo para ejercer una carrera el día de mañana. Lo hago a distancia y rindo los finales presenciales, entonces iba a la sede y rendía presencial. Me anotaba en las materias en las que yo creía que podía llevar a cabo durante el tiempo y sabía que las iba a poder cumplir. Después termino dejándome los finales para el receso, cosa que me sea más leve y tenga una mejor preparación para rendirlos, y mientras estoy en temporada hago la cursada de las materias. Más o menos esa es la organización que tengo. Por ahí pasa que a veces tengo un final en el medio de la temporada porque se me termina la regularización o porque sepa que lo puedo hacer con total tranquilidad, y lo organizo y lo saco adelante para rendirlo.

– ¿Y esa dualidad se modifica en los viajes del equipo junto con los tiempos que tenés para estudiar o estar quizá llevándote los apuntes de la facultad en alguna gira?
. Generalmente me organizo para dejar todo listo para cuando tenga que salir de gira o viajar, para poder abocarme de lleno a eso, al grupo, al equipo, a los partidos y entrenamientos… trato de no estar revisando los libros en esos momentos. Si estoy en un caso extremo te diría que podría suceder, ya teniendo todo ordenado y pudiendo quizá darle un repaso en las giras, pero no es habitual que me veas en un viaje estudiando a pleno en alguna que otra hora. Lo bueno de estar acá en Parque es también que generalmente tenemos viajes cortos, duran un día quizá y no se pierde tanto tiempo, y al entrenar una vez al día que generalmente es por la mañana te queda demasiado tiempo después por la tarde para estudiar. Mientras estaba en Resistencia también se entrenaba de noche, pero igual tenía los tiempos bien programados para abocarle entre 1 y 2 horitas por día. Si a veces me dedicaba un tiempo más entonces lo hacía, pero no era que le metía demasiada intensidad al estudio porque mi prioridad siempre fue el básquet. Creo que eso también hay que tenerlo en cuenta, porque por ahí quizá si querés hacer las dos cosas al día con la misma intensidad y la exigencia que lleva es probable que puedas patinar en alguna, y que por ahí tu cabeza se desequilibre. Esa es mi opinión, y es por eso que me organicé de esa forma.

– Por eso esperás a tener lista esta faceta de administración y después ir por inglés, para sostener esta estructura.
. Exacto. El idioma lo quiero incorporar para futuro pero también más en lo personal porque es algo que te sirve, incluso si seguís abocado al básquet o si te querés direccionar hacia otra cosa o si querés estudiar otra carrera, porque ya tenés una forma o un método de estudio, una organización, saber por dónde va la cosa y por dónde no… te abre un montón la cabeza. Creo que eso es importantísimo.

Fuente: Liga Nacional de Básquetbol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *