Recomendaciones para el retorno a la actividad física

La cuarentena se va levantando de forma progresiva y muchos deportistas, profesionales y amateurs, van regresando a sus actividades. Uno de los principales problemas a la hora de retomar el trabajo físico, es el miedo a las lesiones que se pueden generar luego de tanto tiempo sin estar en movimiento.

Franco Papini, conocido preparador físico de Río Tercero, quien además de tener su centro de entrenamiento, trabajó con el plantel de básquet del Club Sportivo 9 de Julio que jugó el Torneo Federal, dejó algunas recomendaciones de cómo debe ser la vuelta, para evitar lesiones.

Franco Papini

“Todas las personas, sin distinción de edad ni del nivel de competencia en el que participen, deberían contemplar hacer un retorno progresivo y gradual, garantizando así dos puntos fundamentales: la optimización del rendimiento físico individual y la minimización de la aparición de lesiones a la cual un sujeto puede estar expuesto tras los casi 5 meses que transcurrieron sin tener la práctica o la competencia deportiva”, comentó Franco.

El profesional aporta algunos tips a tener en cuenta:

  • Mientras continúe la cuarentena, lo más seguro e importante es respetar y seguir al pié de la letra las “Medidas de Bioseguridad” que nos proporcionen desde el COE (Comité de Operaciones de Emergencia) a cargo de cada región o provincia, para que de esta manera se pueda desarrollar una actividad más segura, previniendo y minimizando todas las vías posibles de contagio del Coronavirus “COVID-19
  • Visitar al Médico Especialista en Medicina del Deporte, que con el suficiente criterio médico podrá solicitar los exámenes complementarios necesarios y hacer interconsultas con otras especialidades afines (Cardiología, Nutrición, Fisioterapia, Psicología, etc) descartando así posibles patologías que pudieran haberse desarrollado en este período, producto de la inactividad física, el estrés, propio de un deportista obligado a estar lejos de su “segundo hogar: los estadios”, y la incertidumbre de no saber qué ocurrirá con su carrera profesional deportiva, ni cuándo podrá volver a competir.
  • Si a nivel clínico se encuentra apto y al día de la fecha goza de buena salud, entonces la sugerencia es que el retorno a la actividad lo haga de forma segura y progresiva, acudiendo a un Profesor de Educación Física Especializado en Preparación Física y Entrenamiento Deportivo, ya que el mismo tiene los conocimientos y los recursos necesarios para evaluar y planificar de acuerdo al estado de forma física actual y considerar que el proceso de adaptación sea progresivo, personalizado y profesional. Entonces resulta clave mantenerse activo, con programas de ejercicios específicos, que estimulen al deportista conservando sus condiciones de base y su salud, para el día que se habilite cada disciplina los deportistas se encuentren en condiciones óptimas, tanto de salud como de rendimiento físico personal.
  • Respecto a la dosificación de la carga va a depender de la condición en que se encuentre el deportista al momento del retorno deportivo, tanto a nivel físico como a nivel mental, por lo que en este caso no sólo es importante la presencia del Preparador Físico, sino también se sugiere a los clubes la consideración de incorporar el trabajo en conjunto de un equipo de profesionales interdisciplinario, que sin dudas será la clave para alcanzar el éxito del trabajo que se planifique, garantizando tanto la optimización de su rendimiento físico como también la de su salud desde una perspectiva integra.
  • El preparador físico también deberá tener en cuenta la intensidad del ejercicio que, en lo inmediato al retorno deportivo, los especialistas sugieren hacerlo a intensidades moderadas (el cual garantiza muy buenos beneficios para nuestra inmunidad). Se sugiere tomar el primer periodo como un momento propicio para evaluar y diagramar una puesta a punto, y por lo pronto evitar, al menos en un inicio, las intensidades excesivamente elevadas con ejercicios extenuantes. Existen sospechas de que las intensidades excesivas afectan negativamente al sistema inmunitario, y con el agravante de haber estado un largo periodo de tiempo inactivos (deportivamente hablando), el retorno desmedido y sin una dosificación progresiva y adecuada puede conllevar a perjuicios sobre la salud más que a beneficios.

“Evidentemente esta realidad puede variar de un deportista a otro y la forma de planificar el retorno a la actividad deportiva estará sujeta a sus necesidades y a otros parámetros a considerar de acuerdo al tipo de disciplina deportiva y al criterio profesional de cada entrenador”, cerró Papini.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *