Prigioni, el novato mas veterano de la NBA

En muchos casos, el arribo a la NBA es un reconocimiento a la trayectoria que llega en los momentos finales de la carrera de un jugador. Sirve como una demostración de que su nivel lo ha depositado entre los mejores, a pesar de que la edad no le permita dominar como antes y muy probablemente no esté en su pico de rendimiento. Sin embargo, son muy pocos los que han sido capaces de pisar la liga luego de superar los treinta años. Repasamos los cinco novatos más veteranos desde la fusión con la ABA en 1976.

Con 35 años, el riotercerense Pablo “Monito” Prigioni se lleva el primer puesto de la lista. El argentino fue uno de los mejores bases de Europa durante gran parte de su estadía en España, pero su aparición en la competencia estadounidense terminó de concretarse en noviembre de 2012, cuando debutó oficialmente con la camiseta de los New York Knicks. Disputó cuatro temporadas en un buen nivel y plasmó toda su experiencia, su creatividad ofensiva y su capacidad defensiva en el perímetro. También representó a Houston Rockets y Los Ángeles Clippers, en donde finalizó su etapa como deportista profesional en 2017.

Prigioni en su estadía en Los Ángeles Clippers

Marcelinho Huertas ocupa la segunda posición y está bastante lejos del cordobés. El brasileño llegó a la NBA en 2015 y lo hizo con 32 años y 156 días. A diferencia de Prigioni, no pudo mantenerse: pasó dos años en Los Angeles Lakers y volvió a la acb España, el torneo en el que mostró su mejor básquet, en 2017. Actualmente, forma parte del Iberostar Tenerife.

El caso más peculiar es el de Andre Ingram. Más cercano a la liga que todos los otros, gastó casi todas sus mejores campañas en la G-League y recién fue reconocido con la chance de jugar un partido oficial de la máxima competición en 2018. El único nacido en Estados Unidos de este listado debutó con 32 años y 142 días, quedándose a doce de superar a Huertas. Fueron tan solo seis presentaciones y volvió a la liga de desarrollo, pero sirvieron como un premio a su lucha entre las sombras.

31 años y 93 días tenía Pero Antic cuando hizo efectiva su primera presencia con el uniforme de los Atlanta Hawkse en 2013. El macedonio, que se había consolidado como uno de los grandes referentes de la Euroliga al ganarla en dos ocasiones como miembro del Olympiacos, participó de dos cursos con la franquicia del Estado de Georgia y en uno de ellos se dio el gusto de alcanzar las Finales de Conferencia Este. Luego, volvió a Europa para ganar otro título continental a nivel clubes.

Con sesenta días menos que Antic, el francés Antoine Rigaudeau hizo su debut en la NBA como jugador de los Dallas Mavericks durante la temporada 2002/03. Pero, a pesar de que se presentaba como una de las mayores garantías que el básquet europeo podía ofrecer, apenas disputó once juegos. Poco tiempo en cancha para un hombre que con el Virtus Bologna levantó dos trofeos de Euroliga, dos de la Lega de Italia y tres Copas de ese país.

Fuente: Básquet Plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *