Manuel Madruga: El hombre que disfrutó todo lo que hizo

Manuel Saturnino Natividad Madruga, como su tercer nombre lo indica, nació una navidad de 1906, en la española ciudad de Salamanca. “Manolo” como simplemente todos lo conocieron aquí, era un comerciante de la localidad santafesina de Firmat, casado con Delia Aída Donnet en el año 1934, de cuya unión nacieron Manuel José Pablo, “Manucho” en 1935, Daniel Iván en 1936 y Ángela Delia en 1944.

Manolo tuvo, desde joven, como deportes favoritos, al boxeo y al fútbol. Había sido arquero en el equipo de Firmat Football Club, época en la que conoció a Delia, quien le enseñó a practicar un deporte que luego transmitieron a toda la familia y lo acompañaría hasta el final de sus días: el tenis.

Su hijo Daniel recuerda que llegaron a Río Tercero, un 21 de mayo de 1950, cuando él tenía 14 años, “Manucho” 15 años y Ángela era una niña de 6 años. El 25 de mayo ya estaban mirando el tradicional clásico de la fecha patria entre 9 de julio y Atlético Rio 3°.

Manuel Madruga fue el primer comerciante en instalar una casa de artículos de deportes lo que le valió la simpatía y la confianza de la gente vinculada al deporte. Su condición de hombre inquieto, activo y neutral hizo que quienes estaban impulsando la creación de la Liga Regional Riotercerense de Fútbol le ofrecieran la presidencia y al aceptar entró en la historia de este pueblo. También fue, tiempo más tarde, presidente de la Asociación de Basquetbol (14). Desde su posición de comerciante vinculado al deporte apoyó siempre todas las manifestaciones deportivas que surgían.

Como deportista no se puede decir que era un talentoso, pero tenía una voluntad de hierro. Contaba sus proezas y hazañas deportivas en forma muy graciosa y aún siendo muy mayor decía que estaba mejorando su juego.

“Manolo” Madruga junto a “Chiche” Phileas.

Personalmente recuerdo, siendo yo muy chico, la pasión con la que me explicó cómo estaba mejorando su saque y me aconsejaba a probarlo. Fue una tarde en el viejo frontón de tenis del 9 de Julio y aún perdura en mi memoria. Seguramente esa misma pasión fue la que le sirvió para transmitir a sus nietos más grandes el amor por el tenis, ya que Ivana fue una de las máximas jugadoras que dio nuestra ciudad, pero Cecilia, Gabriela, Marcelo y Daniela también fueron excelentes tenistas. Jugó con entusiasmo hasta dos días antes de morir, el 10 de octubre de 1992.

Su nombre ha quedado para siempre en la Escuela de árbitros de la Liga de Fútbol, en el Circuito de Educación Vial del Polideportivo Municipal y en el corazón de todos los que tuvimos la suerte de conocerlo.

FUENTE: Libro NUESTRO GEN DOMINANTE

2 comentarios en “Manuel Madruga: El hombre que disfrutó todo lo que hizo

  • el 20 agosto 2020 a las 08:07
    Permalink

    Excelente nota…muy buena redacción ..felicitaciones depor3

    Respuesta
  • el 20 agosto 2020 a las 09:57
    Permalink

    Que linda historia de Manuel yo agrego que en el año1966 me clasifique al provincial de atletismo (velocidad) corría con los chompiones.y fui de Manuel a preguntar si había algún calzado mejor. entonces me dijo que con los tiempos que yo hacía tenía que hacerlo con botines con clavos. Faltaba una semana me los trajo de Bs.As. y el viernes ya me los estaba probando. (Y me dijo pagamelos como puedas) todavía los tengo…que persona divinaaa!!!!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *