Un nuevo aniversario que lo encuentra a CAJU con proyectos en marcha, a pesar de la difícil situación

El Club Atlético Juventud Unida (CAJU) de la ciudad de Almafuerte cumplió este lunes su 69° aniversario. Esta institución deportiva se incorporó 40 años después a la Biblioteca Popular Almafuerte, que en julio de este año cumplió 94.

“Lo primero y principal es que la institución se basa en el desarrollo de un trabajo en equipo como el que tratamos de hacer nosotros con toda la comisión directiva y a raíz de eso son las cosas que uno ha ido logrando”, expresó la presidenta de CAJU, Paula Ferreyra.

“Los proyectos que hemos tenido en primera línea afortunadamente los hemos podido desarrollar. Primero fue el acuerdo con la Sociedad Italiana respecto a poder aumentar nuestro espacio para descomprimir un poco el salón principal. Ese acuerdo se firmó antes del comienzo de la cuarentena. Otro proyecto que teníamos era el acuerdo con la Cooperativa de Servicios Públicos para poder desarrollar el tenis como nuevo beneficio para el club y también lo logramos. El convenio se firmó en el medio de la pandemia. Y como fue uno de los deportes que primero se habilitó, con mucho esfuerzo se pudo poner a punto las canchas y eso ya está en funcionamiento”, contó Paula en cuanto al desarrollo de los proyectos de CAJU del presente año.

Con respecto a la situación sanitaria que se está viviendo y la crítica situación económica, la directiva manifestó que si bien tienen el apoyo de los socios y “están bastante al día con la cuota, es durísimo poder mantener una institución que se mantiene solamente con ese aporte”.

Además, también les tocó adaptarse a esta nueva normalidad y junto al staff de profesores llevaron adelante un compromiso en el que se organizaron las clases por zoom y otras plataformas para poder llegar a niños, adolescentes y adultos con sus entrenamientos. “De allí también uno fue trabajando codo a codo, observando y manteniéndose en contacto con lo relacionado a las habilitaciones y así nos fuimos adaptando a ella”, agregó la presidenta.

“Cuando nos liberaron las actividades al aire libre utilizando el predio de La Bomba pudimos llevar a todos nuestros deportistas allí. Esto fue a través de un trabajo en equipo aportando desde nuestro lugar y tiempo, lo que significa estar en una comisión deportiva, aunando fuerzas entre los que estamos. Fuimos investigando, preguntando, consultando y haciendo protocolos hasta que pudimos ir adaptando cada uno de los deportes para que los chicos pudieran volver a la actividad física, que es el pilar para nosotros con lo que tiene que ver con el desarrollo de la salud, el deporte en sí y todo lo positivo que acarrea la actividad física. Nuestra premisa es brindarle eso a nuestros deportistas”, aseguró Paula.

Con respecto a la actualidad, el club hoy está desarrollando las actividades físicas con elementos individuales dentro de la institución y deportes como el básquet, gimnasia deportiva y la academia de folclore. Además, en octubre arrancarían con el mini vóley al aire libre: “Es un día a día tratando de subsistir, permanecer y seguir brindándole a los socios todo lo que uno pueda”, dijo Ferreyra.

“Tenemos varios proyectos dando vuelta, pero en realidad estamos enfocados en el día a día y el poder estar atento a todos lo que va sucediendo y poniéndonos al día con todo lo que significa mantener el club. Los proyectos están, pero frenados, como muchas cosas en este momento”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *