Walter Reyna: el gran capitán

Walter “Chanchita” Reyna nacido en Rio Tercero el 30 de setiembre de 1964, representó en los años 80, al típico jugador de fútbol de pueblo; admirado y respetado, por sus ocasionales adversarios, compañeros, dirigentes e hinchas.

El corazón, la garra, el compañerismo y el amor a la camiseta son atributos esenciales para formar parte de esta raza de jugadores. La “Chanchita” representó todo eso jugando para Sportivo 9 de Julio, club al que llegó en 1979 proveniente de la Sexta división del Club Náutico de Rio Tercero, cuando tenía equipos que jugaban en las divisiones inferiores de nuestra Liga.

Con “9” fue campeón local de Quinta división y subcampeón a nivel provincial con aquel recordado equipo del ‘79 dirigido por Roberto Benegas, su gran formador desde niño.

Tuvo la posibilidad de jugar en las divisiones inferiores de un club grande, cuando lo llevaron a Vélez Sarsfield, pero su responsabilidad de sostén de familia no lo dejó quedarse con tranquilidad en Buenos Aires. Su padre había fallecido cuando tenía 13 años y debía atender a su madre y un hermano menor.

En 1980, el director técnico “patriota”, Alfredo “Bochin” Rosales, lo hizo debutar como titular en Primera, por ausencia de Enrique “Musinga” López, quien se había lesionado. A punto de cumplir 16 años, la “Chanchita” pasó directamente de Quinta a Primera, para no dejar más la titularidad durante los 11 años que jugó.

Fue jugador indiscutible de la defensa en las grandes campañas de 9 de Julio por esos años, junto a su amigo de la infancia, Rodolfo Salinas; Sergio Cesar Lazo en el mediocampo y Leonardo Gómez en la delantera.

Resultó subcampeón de la Liga en el ‘83 y ganó los campeonatos del ‘84, ‘85, ‘87, ‘88, ‘89, ‘90 y ‘91, además del Interligas y ser semifinalista del Provincial ‘89. También fue Jugador irremplazable en una de las primeras grandes actuaciones de un equipo de la región en campeonatos de la AFA: el Torneo del Interior 89/90.

Para tener la real dimensión de lo que Walter Reyna significó para el gran equipo de 9 de Julio de los 80’, basta con decir que los seis técnicos que lo dirigieron: Ricardo Esnaola, Nicolás Adamo, Abel Montoya, Coco Balverde, Miguel Requena y Juan Moyano; lo nombraron capitán.

Una lesión lo alejó de las canchas como jugador, finalizando la temporada ‘91. Pronto se integró al club de sus amores, como ayudante de campo de José Omar Beccerica, en 1992. Con la renuncia del “pollo”, dirigió interinamente la Primera División, pero su compromiso estaba puesto en los chicos. Trabajó en las divisiones inferiores de “9” hasta 1998. En 1999 volvió como DT de Primera haciendo dupla con Sergio Cesar Lazo. Años más tarde el Deportivo Casino y el Deportivo Independiente también lo tuvieron como conductor.

FUENTE: Libro NUESTRO GEN DOMINANTE, de Marcelo Calderón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *