Polémico arbitraje de Monsón en el Federal

El árbitro riotercerense Gastón Monsón, expulsó a tres jugadores de Sarmiento de Resistencia en el partido en el que el equipo chaqueño cayó como visitante 2-0 ante Deportivo Maipú de Mendoza, por la semifinal del Torneo Federal A.

Con este triunfo, Deportivo Maipú está en la final por el segundo ascenso a la Primera Nacional y en la definición recibirá a Deportivo Madryn el próximo domingo a las 17.30.

Raúl Váldez, DT de Sarmiento se despachó contra el árbitro en declaraciones a TyC Sports de la siguiente manera: “Todas las divididas eran cobradas para Maipú, es de extrañarse”. Sin embargo, no pudo completar la nota, ya que le arrojaron un piedrazo y tuvo que resguardarse.

Las Pólemicas

Desde el comienzo, Monsón benefició al equipo local, según publicaron varios medios que cubrieron el partido. Cuando apenas se jugaban 15 minutos, decidió expulsar por doble amonestación a Gonzalo Cañete, jugador de Sarmiento. La primera amarilla se la llevó por una protesta, mientras que la segunda se dio por un supuesto manotazo en el rostro de Fernando Moreyra.

En la segunda parte, a los 15 minutos llegó otra expulsión, que fue por una agresión de Sergio Sagarzazu a José Méndez, de Maipú. Pero el motivo de la expulsión comenzó por una infracción que Monsón no cobró sobre un futbolista chaqueño que quedó tendido en el piso y la pelota no fue sacada del campo por los locales para que su rival sea atendido en una acción propia de Fair Play. Eso despertó la furia de Sagarzazu que empujó a Méndez y se llevó la roja. Tres minutos más tarde y derivado de la misma jugada, llegó la tercera expulsión en el visitante, luego de un tumulto, en el que Brian Berlo fue echado por golpear a Federico Illanes.

El partido estaba 0-0, Sarmiento jugaba con ocho jugadores y a los 29 minutos se dio otra acción polémica: De acuerdo a lo señalado por varios medios, Monsón cobró un insólito penal en el que ni siquiera hubo un toque sobre el futbolista Álvaro Veliez adentro del área. El fallo del árbitro llevó a una situación insólita: Juan Carrera, arquero de Sarmiento, se sacó sus guantes y se dirigió al banco de suplentes con la intención de no continuar jugando, pero sus compañeros lo frenaron y el 1 del visitante volvió al arco.

Para cerrar su polémico arbitraje, el riotercerense no adicionó ni siquiera un minuto y una vez finalizado el partido fue esperado por los futbolistas de Sarmiento en la puerta del túnel que lleva a los vestuarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.