¡Feliz cumple Cata!

Catalina Primo es la principal referente dentro de Río Tercero de una disciplina en constante crecimiento en todo el país, como es el fútbol femenino. Este 19 de mayo cumplió apenas 22 años, en Depor3 no queríamos dejarlo pasar y como un humilde presente recordamos la última entrevista que le realizamos en diciembre del 2020.

GAMBETEANDO PREJUICIOS

La Capital Nacional del Deportista es una cantera inagotable de deportistas que dejan huella tanto en Río Tercero como en todo el mundo. Es el caso de Catalina Primo, una joven futbolista de 20 años que partió de la ciudad hace un tiempo, con un bolsito lleno de ilusiones hacia la capital cordobesa para perseguir su sueño de ser profesional. Hoy, apadrinada por un ícono del fútbol riotercerense como Claudio “Piojo” López, vive un presente maravilloso que le significó vestir la camiseta de la Selección Argentina en reiteradas oportunidades. A su vez, en enero de este año firmó su primer contrato como jugadora profesional en UAI Urquiza, uno de los clubes más importantes del país a nivel femenino.

¿Cómo fueron tus inicios?

Empecé en mi casa a los dos años. Para la época del mundial de Corea – Japón 2022, mi papá me regaló una pelota porque yo se la pedía. Jugaba adentro y rompía todas las macetas con plantas, como la típica persona que empieza a jugar. De ahí supe que quería seguir jugando, pero en un principio no lo puede hacer con mujeres porque no hay inferiores de chicas en Río Tercero. Más allá de que practiqué otros deportes, siempre seguía jugando al fútbol con mis amigos del barrio, hasta que tuve edad y empecé a jugar en 9 de Julio cuando tenía siete u ocho años, pero entre varones. No disputaba partidos porqué la Liga no lo permite, pero me divertía igual. Un año después conseguí un equipo de chicas en Libertad de Hernando y ahí ya jugué entre mujeres a los 10 años.

¿Había muchos prejuicios en los comienzos?

Fue difícil, me tuve que bancar muchas cosas porque la gente no estaba acostumbrada a ver jugar una nena y que encima juegue bien. Me insultaban o me mandaban a la lavar los platos, como algo que ellos consideran folclore del fútbol y la verdad que no están buenas esas cosas, pero yo las usaba como combustible para ser mejor. Cuando alguien que jugaba en contra mío y me decía algo yo le quería tirar un caño, o cosas así y la verdad que me impulsaron a ser mejor. Mi familia me enseñó a hacer oído sordo a las cosas porque no tenía sentido darle importancia.

¿Cuándo fue el salto a Córdoba?

Un amigo de mi viejo tenía un contacto en Instituto de Córdoba, fui a probarme, quedé y jugué seis meses ahí. Fue algo que me sirvió mucho, ahí me di cuenta lo que era el nivel de la Liga Cordobesa porque se le daba más importancia que en el interior. Después de esto, Racing se interesó por mí y justo no estaba pasando por un buen momento en “La Gloria” porqué lo hacía viajando, mientras estudiaba en Río Tercero y no tenía tantos minutos en la cancha. Por suerte me pude ir a vivir a Córdoba en noviembre de 2016 para dedicarme al fútbol. No fue una decisión fácil, seguí el secundario en la capital, pero lo dejé porque empecé a ser citada a la Selección Argentina y comencé a viajar mucho.

¿Cómo fue la adaptación en Córdoba?

Soy bastante despojada en el tema de la familia. Al principio costó porque yo estaba en cuarto año y sabía que se venía una etapa muy linda, pero mis viejos me dijeron que si mi sueño era jugar al fútbol ellos me iban a acompañar y si me quedaba en Río Tercero no lo iba a poder hacer. Así que, si no me hubiera ido, hubiese perdido tiempo y hoy no sé si estaría en el lugar que estoy.

¿Cómo fue la transición de Racing hasta UAI Urquiza?

En enero de 2019 me fui a Talleres y tuve mi mejor año porque aprendí muchísimo. Es una institución muy grande que me brindó muchas herramientas, ahí fue cuando volví a ser citada para la selección y equipos de Buenos Aires empezaron a interesarse en mí. Creo que ese fue el salto verdadero. Después en enero de 2020 firmé mi primer contrato como jugadora profesional cuando llegué a UAI Urquiza.

¿Qué sentiste al firmar el contrato profesional?

Estaba muy feliz, sentía que me lo merecía. Fue un premio a tanta dedicación, que obviamente no queda ahí, sino que tengo que seguir mejorando, porque puedo haber firmado el contrato, pero después si no rindo como jugadora chau contrato. Iba a debutar a la vuelta del Sudamericano.

¿Tuviste ofertas de otros lados antes de llegar a la UAI?

Sí, hace muchísimo tiempo en el 2017, tuve la posibilidad de irme a jugar a España a las inferiores del Zaragoza, pero no se dio porque yo era muy chica y en ese momento todavía las oportunidades económicas no eran las mismas.

¿Es otro mundo Buenos Aires?

Buenos Aires es totalmente diferente, lo conocía por haber viajado con la selección, pero nunca me había quedado. Me daba un poco de miedo porque es una ciudad muy grande y hay muchas cosas que contemplar, pero el nivel que hay en Buenos Aires es muy distinto, es abismal la diferencia que existe con respecto a Córdoba. Me costó mucho adaptarme porque era un fútbol con mayor velocidad y un montón de otras cosas, pero de a poco cuando pase todo esto, me voy a terminar de adaptar.

¿Ya te armaste tu grupo de amigas o te fue más difícil?

Todavía no formé un grupo de amigas porque hace poco que fui. Pero estoy con mi mejor amiga que jugué en Racing y Talleres. Ella se fue a la UAI y vivimos juntas. A veces con ella decimos, parece que el destino del fútbol quiere que estemos juntas porque yo me fui a Racing y ella se fue a Racing, yo me fui a Talleres y ella se fue a Talleres, ella se fue a la UAI y a mí se me dio de llegar a la UAI. Me sentí bien porque estaba acompañada, y eso apenas llegas es complicado. Ella ya conocía mucho porque hacía seis meses que vivía en Buenos Aires entonces me enseñó a cómo manejarme.

¿Cómo estás transitando la pandemia?

Al principio yo no sabía que estaba pasando porque justo estaba volviendo de viaje con la selección. Me enteré que iba ser obligatorio el aislamiento cuando llegué a Buenos Aires, yo estaba en San Juan jugando el Sudamericano. Jugamos el último partido contra Bolivia y se suspendió el torneo, pero como no mirábamos noticias, no sabía realmente qué pasaba. Yo seguía compartiendo el mate y no sabía que se venía una cuarentena obligatoria, mi vieja fue la que me avisó así que le hice caso a lo que me decía y me vine para Río Tercero. De entrada, se me complicó, porque no está bueno quedarse encerrada en casa, creo que a nadie le gusta y estaba desesperada por conseguir herramientas para entrenar. Por suerte pude conseguir todo lo que necesitaba. Entrenamos por zoom con indicaciones del cuerpo técnico.

¿Cómo llegaste a la Selección Argentina?

Me citaron por primera vez en el 2017 para la selección sub-20, cuando tenía 17 años. Jugamos amistosos contra la selección mayor de Uruguay, que fue mi primer roce internacional, a pesar de que perdimos 2 a 0 sentí por primera vez lo que era vestir la camiseta albiceleste y fue algo muy lindo. De ahí en adelante jugué un Sudamericano en Ecuador en el 2018, me perdí los Juegos Odesur en Bolivia, pero después me volvieron a citar. Jugué Liga Sudamericana de Desarrollo en 2019, que fue algo muy lindo y finalmente el Sudamericano que se hizo en San Juan.

¿Dentro de Argentina que en equipo te gustaría jugar?

No me imagino en ningún otro. Estoy muy contenta en la UAI por el nivel que tienen en el fútbol femenino. Yo soy de River pero sinceramente no sé si jugaría ahí. Lo siento diferente, no me iría a jugar al “Millonario” porque soy fanática.

¿Te ves Jugando en el exterior?

Si obvio, incluso ya empecé a estudiar inglés, es el anhelo máximo poder jugar en otro país. No elijo uno en particular, ni ningún equipo porque todos son muy buenos. Si me tocara elegir, me gustaría jugar en el Barcelona y en la Liga Inglesa en el Manchester City.

¿Crees que es más importante el trabajo con la pelota o el trabajo físico?

Apunto más a lo que es la pelota de fútbol. Vos podés hacer trabajos aeróbicos con pelota. De hecho, nosotras en la selección hacemos pasadas como si fuera corriendo, pero en contacto con la pelota. Te mata las piernas, pero tenés un objeto entonces te olvidas de que estás corriendo porque vas concentrada en la pelota. Entonces yo creo que siempre con pelota de fútbol elegiría también, es la forma para mí.

¿Trabajan también el entrenamiento mental/psicológico?

Sí, tenemos psicólogos, están en bastante contacto con nosotros y también podemos consultar cualquier duda que queramos. En la selección, por ejemplo, hacemos trabajos de relajación antes de los partidos y otras cosas más distendidas como meditaciones, que antes quizás no existían. Una vez un entrenador de Alemania dijo que sacó a Alemania campeón del mundo haciendo entrenamiento de yoga. Dicen que sirve y a mí me gusta. Creo en esas cosas.

¿Se lo menosprecia al fútbol femenino?

Sí, porque están acostumbrados a ver otra velocidad de juego y otras cualidades que tienen los hombres que son propias de ellos, pero no es solo en el fútbol, pasa en varios deportes. El hombre tiene más fuerza y otras cualidades que biológicamente las mujeres no las tenemos. Pero la gente es resultadista, el hockey siempre fue un deporte de hombres, pero como “Los Leones” nunca ganan nada y “Las Leonas” salieron campeonas del mundo, el hockey se hizo popular para las mujeres. Aunque todo va cambiando, por ejemplo, en el último mundial de fútbol femenino, mi viejo lo vio en el bar con los amigos, era algo que yo no lo podía creer. Se destacó mucho la presencia argentina, no solo por las jugadoras, si no por el apoyo de la AFA y la TV Pública porque fuimos el único país del mundo que difundió el certamen por televisión abierta.

¿Sentís que te diferencian a la hora de opinar de fútbol con un grupo de hombres?

Siento que es de igual a igual, tanto con mis amigos, como con mi papá o mis tíos, que siempre opinamos de fútbol, es un ida y vuelta y no me dicen, no me parece que sea así o ese tipo de cosas, se arman debates. Salvo que hagas un comentario en una red social, ahí saltan personas que nunca en su vida tocaron una pelota de fútbol y tienen el tupé de responderte de mala manera. Me pasó en twitter de tener que responder a comentarios que me decían que mi opinión no contaba, que mirara como estaba el nivel del fútbol femenino, queriendo decir que era malo.

¿Qué es lo que menos te gusta del mundo del fútbol?

En un alto nivel el egocentrismo de ciertos jugadores y dirigentes. Creo que es un mundo bastante complicado en ese sentido. Hay mucha gente que cuando juega bien al fútbol ya están ahí arriba. Esas cosas pasan y eso es lo que más me cuesta aceptar.

Lo toman como un negocio, es plata…

Sí, cuando uno empieza a valer dinero es como que ya se forma eso. Tener una cláusula de 14 millones de euros, o sea, vales 14 millones de euros, cómo te podes sentir. Hay jugadores que duermen y hacen plata, toman agua y hacen plata y es también un poco el marketing que se ha formado alrededor de un jugador y un montón de otras cosas que siguen generando dinero. Y ellos, aunque no quieran a veces no pueden hacer nada. Llegaron a ese nivel y empieza a pasarles cosas como a Messi que ya no sabe en qué más gastar la plata y lo siguen por todos lados. También es un despropósito porque hay como muchas grietas en eso. No puede ser que un profesor gane tan poca plata y un jugador de fútbol gane tanta. Pero bueno eso pasa acá y en todas partes del mundo.

¿Algún aspecto que dificulte el desarrollo del fútbol femenino?

Yo creo que es una cuestión de construcción cultural. Porque desde el principio nos hacían creer que las mujeres estábamos hechas para estar en la casa y de golpe sos buena y empezás a hacer otras cosas y te das cuenta que ya no es como antes. La mujer va de a poco conquistando espacios que antes no tenía.

¿Son posibles los equipos mixtos?

No sé si se podría dar a nivel profesional, pero lo que es inferiores y los más chicos, creo un montón en el fútbol mixto porque a mí los hombres me enseñaron muchísimo. Mucho de lo que sé, lo aprendí de ellos y me parece que está bueno implementarlo. Obviamente debería haber inferiores de fútbol femenino, como existen las de hombres, pero hacerlo mixto ayudaría un montón.

¿A nivel nacional crees que le falta por crecer al fútbol femenino?

Le falta un montón. Yo creo que en 10 años recién vamos a poder ver el crecimiento del fútbol femenino como para decir que fue un “boom”. Obviamente lo del semiprofesionalismo porque no todas son jugadoras profesionales, impulsa un montón de otras cosas que acompañan, pero se necesita también de parte de los dirigentes del interior para fomentar el crecimiento del fútbol. No hay ligas de fútbol femenino y no sé si están a tiempo de hacerlas porque ya se convirtió en un negocio que de a poco va tomando forma y acá ni siquiera hay. Y el caso de Río Tercero es el de muchas ciudades.

¿Te gustaría ser parte de ese desarrollo para fomentar el espacio para el fútbol femenino?

Obviamente que tener escuelitas de fútbol femenino es un sueño poder concretarlo. No por anhelo mío sino para el resto de las chicas que como yo seguro no tienen espacio para practicar con otras pares de su edad y que es necesario.

¿Conocés chicas que jueguen en Río Tercero?

Sí, conozco, he jugado acá. No se las hace visible ni se las conoce demasiado porque siempre jugaron torneos de barrio y por ahí no decidieron irse o no tuvieron herramientas para poder hacerlo porque la verdad que el acompañamiento de la familia y la parte económica es muy importante, si no lo tenés no vas a poder hacerlo.

¿Te pasó alguna vez que alguna nena que haya empezado a jugar al fútbol te haya consultado por esto?

-Me pasó a mí de ir al Paseo del Riel en la fiesta de la Capital Nacional del Deportista, había una nena que estaba jugando con dos nenitos, ella estaba con crocs y le metió un caño a uno de los nenitos y yo estaba con mi mamá y me frené y le dije mirá como juega esa nena. Y me acerqué a hablar y le pregunté si jugaba al fútbol y me dijo que no porque no tenía donde practicarlo, entonces yo fui a Talleres de Córdoba y hablé por ella. Le dije que le iba a conseguir para que venga a la escuelita de Talleres y fue dos semanas y estuvo jugando con las nenas. Después por una cuestión económica dejó de ir. Talleres todavía no tiene viáticos o becas para que nenas chiquitas puedan ir siendo de otra ciudad, entonces la tenían que bancar los padres y por ahí siendo tan chico uno no le mete tantas fichas a eso. Pero bueno, yo creo que esa nena va a ser una de las futuras Catitas Primo de Río Tercero. Yo voy a seguir en contacto con ella y creo que va a seguir jugando.

Es un lindo proyecto esto de generar un espacio donde las chicas puedan tener un lugar para ir a fútbol.

Más vale. Estaría buenísimo. Apostaría a Río Tercero. Siempre digo que me voy a seguir yendo, pero voy a volver porque me gusta como ciudad y sé que hay potencial. Hay muchos deportistas buenos y los va a seguir habiendo. Siempre mis amigas me joden y me dicen no sé qué habrá en el agua de Río Tercero pero son todos cracks.

¿Algún gol que recuerdes especialmente?

En cuanto a la Selección recuerdo el gol que le hice a Chile, por la jugada y porque a ese partido había que ganarlo sí o sí. En los juegos Odesur, que yo no estuve, a las chicas, Chile las empató sobre el final y se quedaron sin la posibilidad de una medalla, entonces estaba esa pica de decir bueno, hay que ganarles como sea. Ganamos 3 a 0 y yo hice el segundo gol terminando el primer tiempo. Fue muy lindo. Era la primera vez que hacía un gol en cuanto a nivel selección y no sabía lo que eso podía generar. Terminó el partido y yo no podía agarrar el celular. Eran muchos mensajes, mucha gente conocida que yo nunca imaginé que iba a mirar el partido, amigos de acá. Mucha gente felicitándonos y felicitándome, así que lo recuerdo como el mejor gol más que todo por eso.

¿Qué se siente tenerlo al “Piojo” como acompañante?

Era muy amigo de uno de mis primos entonces es como que nos re conocemos. Y uno dice que lindo, porque él fue jugador también y sabe como vos te sentís. Creo que gran parte de los representantes suelen ser abogados o nunca en su vida jugaron al fútbol entonces no saben lo que es la vida del futbolista y solo piensan en números. Estoy muy contenta de que él pueda ayudarme en lo que necesito.

¿Algún consejo que él (Piojo) te haya dado del fútbol y te quedó grabado?

Es de pocas palabras, pero es bastante contundente y me dijo paciencia, porque es fundamental tanto adentro de la cancha como afuera. Una sola palabra y eso engloba un montón de cosas. A mí me pasaba que cuando yo me tenía que ir a la UAI estaban demorando un poco el tema de los papeles y yo me había puesto re ansiosa, y él me dijo paciencia porque sin paciencia no vas a ir a ningún lado.

¿Tenés algún hobbie?

Miro series, duermo mucho porque siempre estoy cansada y como, la verdad es que me gusta la comida. Vendí la play, porque me aburría, cuando tengo la oportunidad, juego un rato y la dejo porque me cansa. Me gusta ver partidos de la Liga Inglesa porque la considero como la mejor del mundo y soy muy estudiosa de los jugadores, más que todo de los que juegan en mi posición, porque si ellos hacen determinados movimientos, yo pienso que puedo hacerlos en algún momento.

¿Alguna jugadora o jugador que admires?

Me fijo mucho en los jugadores argentinos. Una chica que jugó en la UAI que ahora está en España que se llama Belén Potasa. Ella juega de 9. Es muy buena jugadora. He visto muchos videos de ella porque la admiro bastante. En cuanto a los hombres, como yo he jugado por afuera y no solo de 9, siempre me gustó Cristiano Ronaldo porque creo que él es un jugador que no nació con las habilidades que tiene, sino que las fue ganando y adquiriendo a través del entrenamiento.

¿Te imaginas haciendo otra cosa que no sea el fútbol?

Nunca imaginé otra cosa que no sea el fútbol. Me gustaría seguir ligada al deporte de alguna forma. Desde siempre dije que quería estudiar nutrición y en algún momento, cuando no me demande tanto tiempo, seguramente lo haré. No creo que pueda hacerlo mientras juego porque prácticamente no tengo tiempo libre. Estoy haciendo un curso de nutrición e hidratación en el deporte, ya que por ser jugadora profesional el gremio de futbolistas te ofrece algunos cursos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.