Con Reinaudi y Quigley, Independiente de Oliva ascendió a la Liga Nacional

Oliva está de fiesta y no es para menos. Independiente, con los riotercerenses Lucio Reinaudi y Alejandro Quigley en su plantel, dio la sorpresa en su primer año en la Liga Argentina, se consagró este martes y logró el ascenso a la Liga Nacional.

En el tercer juego de la final, derrotó como visitante a Zarate Básquet por 83-91y barrió la serie por 3-0, tras haber ganado sus dos primeros juegos en casa. En este último partido, Reinaudi estuvo en cancha durante 33:40 minutos en los que aportó 11 puntos, cuatro rebotes, seis asistencias y recuperó tres pelotas. Por su parte, Quigley sumó seis unidades y cuatro rebotes en 23:36 minutos.

El base surgido en Sportivo 9 de Julio también fue elegido como el MVP de las finales y culminó el torneo como el segundo jugador con el mejor promedio de robos por partido con 2,2. En total, disputó 51 partidos a lo largo de la temporada en los que acumuló 114 recuperaciones de pelota, promedió casi 30 minutos, 13.2 puntos, 4.8 rebotes y 4.3 asistencias.

“Estamos muy felices, emocionados y enorgullecidos del proceso que hemos construido. El campeonato y el ascenso es la frutilla del postre por todo lo que hemos trabajado durante estos meses. Ganamos con mucho básquet en la cancha y eso es impagable. Estoy disfrutándolo al máximo, intentando ser consciente de lo logrado. Ahora queda conectar y desconectar con esto. Es algo que ha sido soñado y buscado”, expresó Reinaudi, en comunicación con Planeta Básquetbol (FM 97,5).

En tanto, el pívot de Río Tercero, también con pasado en el club “Patriota”, cobró mayor protagonismo en la recta final de los play-offs, tras la lesión de Fernando Martina, una de las figuras del equipo. Tras ser un habitual suplente durante la mayor parte de la temporada, en los últimos juegos integró el quinteto abridor. Su año competitivo culminó con un promedio de 15:11 minutos de juego, 4.6 puntos, 4.4 rebotes y 0.7 asistencias.

El equipo de Oliva finalizó primero en la Conferencia Norte y en todas las series de playoffs ganó partidos en condición de visitante. En el primer cruce ante su homónimo de Santiago del Estero, caminó por la cornisa, se quedó con un duelo clave en aquella provincia para no quedar eliminado y posteriormente clasificó en su casa. Luego venció a Central Argentino de Ceres y a Barrio Parque, también definiendo fuera de su territorio, para finalmente barrer a Zárate en el cruce que le dio el pase a la máxima categoría del básquet nacional.

Además, vale destacar que Independiente fue el campeón del Súper 8 que se jugó a finales del año pasado, ganando los cuatro partidos que disputó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.