Lo que dejó el paso de la Generación Dorada por Río Tercero

Uno de los grandes atractivos de “Semana del Deporte”, tuvo como protagonista a la Generación Dorada de Básquet, que logró la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Además del Museo que funcionó en el Polideportivo Municipal, entre lunes y viernes, se hicieron presentes: : Alejandro “Puma” Montecchia, Andrés “Chapu” Nocioni, Leonardo Gutiérrez, Rubén Magnano, Gabriel Fernández, Walter Herrmann y Rubén “Colo” Wolkowyski, todos integrantes de aquel equipo. El jueves por la tarde comenzaron sus actividades, irrumpiendo en la Escuelita Municipal de Barrio Acuña, ante la sorpresa de todos los presentes. Además de jugar y charlar con los chicos, hicieron entrega de zapatillas a cada asistente de la escuelita.

Su agenda continuó el viernes con la atención a la prensa y posteriormente, de 17 a 19, firmaron autógrafos y se sacaron fotos con el público que se acercó al Polideportivo. Finalmente, en la noche del mismo viernes, formaron parte del show basquetbolístico que se realizó en el Club Sportivo 9 de Julio y que también contó con la participación de jugadores y ex jugadores locales, Los “Topos” (Selección Argentina de Hipoacúsicos) e Independiente de Oliva.

El testimonio de los protagonistas

“Genera mucho orgullo que nos tengan en cuenta para esta clase de eventos. Es un placer estar acá presente, tener contacto con la gente y tratar, con estos pequeños gestos, de devolver el cariño y el respeto que nos han dado durante tanto tiempo”, expresó Nocioni.

“Para nosotros, lo que hizo Alejandro Cassettai con el museo es excelente, porque hay muchos chicos que no vieron como jugamos. Por suerte está internet y pueden ver videos de lo que hicimos. Nosotros tratamos de acercarlos al deporte, porque se puede hacer una carrera como deportista, pero hay que luchar. Vamos a diferentes lugares y nos gusta que los chicos nos pregunten porque no somos tocados por la varita mágica, hemos entrenado durante horas. Es un placer estar en esta clase de eventos. Terminan siendo premios que nos siguen dando por el campeonato olímpico. Es una caricia al alma”, comentó Hermann.

“Gracias a la tecnología hoy se puede revivir lo que hicimos, es mucho más fácil. Hoy venimos a estos eventos, hablamos con los chicos, les decimos nuestros nombres y después ellos buscan lo que logramos y lo reviven y mantienen. Lo que no podrán hacer es vivir lo que vivimos nosotros, eso a veces es difícil. Nos gusta que nos inviten a estos eventos, porque nos reencontramos. Tenemos un código de juntarnos cada cierto tiempo y esto hace que nos juntemos como obligación, pero es muy lindo porque tenemos un sentimiento y una amistad que va más allá”, sostuvo Wolkowyski.

“Hay una frase que para mí es muy interesante: ‘no hay que sentarse arriba de la historia porque opaca la visión de futuro, pero tampoco olvidarla porque nutre’. El deporte otorga las herramientas necesarias para forjar una moral deseable en cada individuo. Este tipo de eventos me parece muy enriquecedor. Es una caricia el alma que nos inviten. Es nutrirse de energía y en mi caso encontrarme con jugadores que me tocó dirigir con un periodo muy importante de mi vida. Es un placer especial”, manifestó Magnano.

Un detalle que no pasó inadvertido

Causó un cierto malestar entre los referentes del básquet riotercerense, que ambos equipos se vistieran totalmente con la indumentaria de Independiente de Oliva y no hubiera camisetas alusivas al evento, como había ocurrido un día antes en el fútbol.

Desde la Municipalidad de Río Tercero, aclararon que estaban listas las camisetas especiales para el evento (un equipo celeste y otro blanco), pero no se pudieron utilizar porque los jugadores de Independiente de Oliva tienen un contrato que no les permite vestirse con otra indumentaria.

Fotos: Municipalidad de Río Tercero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.