Fútbol

Gran repercusión generó el paso de las copas ganadas por la Selección

Una gran afluencia de público, sobre todo chicos, dejó en evidencia la gran expectativa en Río Tercero, por la llegada de las copas ganadas recientemente por la Selección Argentina de Fútbol.

La Copa del Mundo obtenida en Qatar, la Copa América de Brasil y la Finalísima que se le ganó a Italia en Wembley, fueron exhibidas durante varias horas de este sábado en el predio del club Atlético, con ingreso libre y gratuito.

La llegada de estos trofeos fue resultado de gestiones realizadas por la Liga Regional Riotercerense de Fútbol ante el Consejo Federal de la AFA, convocando unas 12 mil personas, según estimó el presidente Néstor “Pío” Beltrame.

Desde la mañana, la prioridad para ver de cerca a las copas, sacarse fotos e incluso besarlas, fue para los jugadores de divisiones inferiores de distintos clubes de la región, en base a un cronograma de horarios, prestablecido. Ya por la tarde, esa posibilidad fue abierta a las familias y aficionados en general.

Pero el masivo evento se tenía reservada una intervención que elevó notablemente su repercusión. El artista local Ramón “Pato” Ramonda y su hijo Arthur impulsaron la recreación de aquella heroica atajada de Emiliano “Dibu” Martinez.

Lo hicieron con 300 chicos ubicados sobre el césped del estadio “Centenario”, de tal manera que formaran esa figura emblemática imagen. Incluso el propio futbolista la compartió en sus redes sociales. “Duerman tranquilos, lo logramos”, fue la frase de Beltrame, tras el posteo del arquero.

“Este proyecto de la Liga Regional nos fue entusiasmando muchísimo y queríamos lograr algo que conmemore la llegada de la copa y que sea mas trascendental para todos los niños que fueran a participar”, comentó Ramonda.

“Me di cuenta que era un momento especial para juntarse y conmemorar el momento más climático de todo, como fue la atajada de Dibu, porque sin él nada hubiera sido posible”, agregó Arthur que atrasó su vuelta a Canadá, país donde reside, para participar de esta puesta. “Como dice la canción Muchachos, que Diego lo puede ver desde el cielo, sentí que era un regalo para él”, expresó

“Dibujarlo no era nada fácil, lo planeamos y visualizamos como una obra de arte. Los medios, tiempos y recursos se iban agotando y fuimos buscando soluciones durante el transcurso del trabajo mismo”, explicaron al unísono, padre e hijo.

La foto que ya recorrió distintos rincones del país y del mundo, estuvo precedida de unas 12 horas de trabajo, donde resultó clave el aporte de la productora audiovisual de Mauro Protti y Luciana Hernández, quienes trabajaron en la coreografía para el acomodamiento de los niños y la producción de la imagen aérea que permitió tomar dimensión de la obra.

FOTOS: Municipalidad de Río Tercero.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *