Historias del Gen Dominante

Los ’90, cuando el deporte riotercerense comenzó a escribir su historia

En el ámbito de las noticias deportivas, Rio Tercero hasta finales de los años ’80 fue una ciudad más del interior del país. Cada tanto se destacaba por alguna que otra novedad relevante proveniente principalmente de Juan Carlos “Curita” Peralta en boxeo o Ivanna Madruga en tenis.

Pero desde el comienzo de la década del ’90 y durante todo su transcurso, se dieron varios hechos que la confirmaron como una ciudad fuertemente destacada en el deporte argentino. Los logros de deportistas locales eran noticias de los medios de todo el país, el deporte riotercerense definitivamente comenzaba a escribir su exitosa historia.

Primer campeón mundial y presencia Panamericana

En 1991, Oscar Saúl Galíndez se convirtió en el triatleta más  ganador del país y después de triunfar en varias competencias nacionales comenzó a competir internacionalmente. La prensa nacional dedicaba importantes espacios al imparable andar de Oscar y lo bautizó el “torpedo humano”. A finales de 1992, Oscar ya figuraba entre los 10 mejores triatletas del mundo y en 1995 logró el primer título ecuménico para la ciudad al ganar la prueba mundial de Duatlón en Cancún  México.

En 1992, se realizaron los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Barcelona. Allí estuvo por segunda vez en un paralímpico José Luis Ceballos integrando el equipo argentino de basquetbol adaptado, su primera participación había sido en Seúl ‘88. A su vez, era la tercera participación Olímpica de un riotercerense. El primero había sido José Miguel “Gato” Marín en las Olimpiadas de Tokio 1964.  

En 1995, el país vivió un gran acontecimiento deportivo los “Juegos Panamericanos” que se desarrollaron nuevamente en Argentina después de 44 años, en la ciudad de Mar del Plata. Por primera vez en la historia del deporte argentino una pequeña ciudad del interior, como Rio Tercero, figuraba con tres deportistas en la lista de la delegación nacional. Esto significaba todo un logro, si tenemos en cuenta que había provincias que no tenían deportistas que los representaran. Marcelo Milanesio en basquetbol, Oscar Galíndez en triatlón y Carolina Pignatta en natación, defendieron el prestigio deportivo del país, de Córdoba y  de Rio Tercero. Marcelo fue medalla de Oro, Oscar se quedó con la presea de Bronce en la prueba individual y la de Plata en equipo, mientras que Carolina con apenas 15 años fue la atleta más joven del equipo argentino obtuvo un meritorio 7º puesto en los 100 metros mariposa.

Futbolistas de Selección

En marzo de 1991, José Gustavo Coronel, formado en el club Atlético Río Tercero, debutaba en el Boca Juniors de Tavárez, siendo parte de una delantera exitosa junto a Diego Latorre, Gabriel Batistuta y Alfredo Graziani. Mientras tanto, Victor Hugo Ferreyra, un joven del barrio Sarmiento, era goleador de San Lorenzo de Almagro y fue convocado a la Selección Argentina por Alfio Basile.   

Pero fue en 1993 cuando se jugaba la última fecha  del Torneo Clausura del fútbol Argentino que el riotercerense Claudio “Piojo” López tuvo un gran partido contra Talleres de Córdoba y convirtió su primer gol oficial para Racing, en la goleada de su equipo por 4 a 0. La Revista “El Grafico” lo eligió como la figura del juego. El “Piojo” había debutado en Primera en 1992 y venía alternando desde entonces en el primer equipo académico, en torneos de verano y algunos partidos oficiales. Haciendo dupla de ataque con Juan Ramón Fleita, fueron bautizados como los “ligeritos” y el riotercerense comenzaba a convertirse en un nuevo ídolo del fútbol argentino.

En 1995 el “Piojo” Lopez cumplía el sueño de todo futbolista, vestir los colores de la selección mayor de AFA. Había debutado jugando un par de minutos en un partido frente a Sudáfrica, pero como titular y jugando durante todo el encuentro, lo hizo frente su gente en el estadio Córdoba, en un partido amistoso contra Perú. Ese día, muchos riotercerenses disfrutaron de ver a un pibe surgido de las inferiores de un club local, vestir la celeste y blanca

En 1998, por primera vez un futbolista nacido en Río Tercero jugaba una Copa Mundial de Fútbol. El “Piojo” integró el equipo de Daniel Pasarella en el Mundial de Francia y después jugaría también el mundial de Corea-Japón 2002

Basquetbol el deporte de la ciudad

Es sabido que Río Tercero fue pionera de la formación de la Liga Nacional de Basquetbol, a través del Club Fabrica Militar y el Club Sportivo 9 de Julio. A comienzos de los ’90, la Liga Nacional era una realidad afianzada, un sistema de competencia que había sacudido las estructuras del baloncesto argentino.

En las temporadas 90/91 y 91/92 de la Liga Nacional B, 9 de Julio se convirtió en protagonista de las instancias finales y en ambos campeonatos estuvo a un paso de lograr el ascenso, ocupando el tercer lugar en el cuadrangular final que otorgaba dos plazas a la Liga A.     

También en la temporada 90/91 pero en el máximo nivel, se producía otro hecho que llenaba de orgullo a los riotercerenses. Gimnasia y Esgrima Pedernera Unidos (GEPU) de San Luis fue campeón y el plantel estaba integrado por cuatro jugadores de estas tierras: Gustavo Ismael Fernández, Fernando Allemandi, Pablo Conte  y Leonardo “Chufli” Díaz. Además, el equipo era dirigido también por un riotercerense: Daniel “Z” Rodríguez, que tenía como asistente a Orlando Ferratto, ambos entrenadores con un paso importante en las inferiores del club 9 de Julio.

GEPU campeón 90/91 y varios riotercerenses integrando el plantel.

También en la temporada 91/92 el club Banco de Córdoba ascendía a la Liga Nacional A y los referentes del equipo base eran de Rio Tercero. Carlos “Caco” Colla, Walter Domínguez y Pablo Melo fueron protagonistas de ese ascenso.

Para la temporada 92/93,  Gustavo Ismael Fernández ya era otro ídolo del basquetbol argentino y se ganó el mote de “Lobito” por ser el conductor y figura del nuevo título del “Lobo Puntano”, GEPU de San Luis.

En 1993 Marcelo Milanesio, un riotercerense por adopción, ya que fue formado deportivamente en nuestra ciudad, ganaba el máximo premio del deporte argentino, el “Olimpia de Oro”.  

En la temporada 96/97, dos riotercerenses compartían con nuestra ciudad otra gran alegría, integrando los mejores equipos del basquetbol argentino. Gustavo Fernández ganaba su tercer campeonato de Liga A con Boca Juniors y un joven Pablo Prigioni, el TNA con Belgrano de San Nicolás. Años más tarde Prigioni llegaría a jugar en la liga más profesional del mundo, la NBA.          

En 1997 Earvin “Magic” Johnson, realizó una gira por el país y en su último día de estadía deleitó a los argentinos en un mano a mano de exhibición, frente a un deportista que realizó toda su etapa formativa en la Asociación de Basquetbol de Río Tercero. Marcelo Milanesio jugó frente al mejor basquetbolista de todos los tiempos ante 8.000 personas en el Estadio de Mar del Plata. Durante los seis minutos que duró el encuentro, Marcelo disfrutó como cuando era niño y personificaba a “Magic”, en los duelos con su amigo “Quico”, frente a un improvisado aro en el patio de la casa de la familia Pistelli, en la calle Acuña.

  

En la última temporada de la década, un total de 12 basquetbolistas formados en la Asociación de Basquetbol de Rio Tercero, participaban en los torneos del máximo nivel del basquetbol argentino.

En la Liga Nacional A lo hacían:

Gustavo “Lobito” Fernández en Estudiantes de Olavarria

Carlos “Caco” Colla en Belgrano de San Nicolás

Fernando Cavagna en Regatas de San Nicolás

Pablo Prigioni en Obras Sanitarias

Marcelo Milanesio en Atenas de Córdoba

Mario Milanesio en Racing de Avellaneda

Diego Alba en Independiente de General Pico (La Pampa)

En el Torneo Nacional de Ascenso (TNA) jugaban:

Pablo Aimetta en Instituto Central Córdoba

Leonardo “Chufli” Díaz en Gimnasia y Esgrima de la Plata

Leonardo Segura en Estudiantes de Santa Rosa de La Pampa.

Cristian Paredes y Cristian Balcells en La Unión de Colón (Entre Ríos)

Nuevas figuras y presencias Olímpicas

En estos años Gustavo Pascutti ya se había convertido en el deportista más ganador del  paracaidismo deportivo, ostentaba el título de campeón argentino y latinoamericano. En la Copa Mundial disputada en 1994 en Cuba, quedó entre los ocho mejores paracaidistas del mundo.

Gustavo Paascutti en caída libre

En 1996 se realizaron los Juegos Olímpicos de Atlanta y fueron motivo de un nuevo orgullo para nuestra ciudad. La delegación argentina tuvo dos representantes riotercerenses en los deportes convencionales y uno en los deportes adaptados. El futbolista Claudio López fue medalla de Plata y el basquetbolista Marcelo Milanesio logró un 9º puesto con nuestra selección mayor. A su vez, José Luis Ceballos tuvo su tercera participación paralímpica.

La presencia de tres deportistas locales en la cita mayor del deporte mundial fue una muestra cabal de la evolución que había alcanzado el deporte de Rio Tercero, algo que no ocurre habitualmente, sin embargo, años más tarde esta circunstancia volvería a repetirse en las Olimpiadas de Londres  2012.

La década estaba finalizando y en abril de 1999 el joven piloto de la ciudad, José María “Pechito” López, ganaba su primera competencia internacional en el kartódromo de Jesolo, en Venetto, Italia. En septiembre se coronó Campeón del Open Italiano de Karting, en la Formula A. Esto marcó el comienzo de su exitosa trayectoria, que lo llevaría años más tarde a ser uno de los mejores pilotos argentinos y varias veces Campeón del Mundo de Automovilismo.

Los ’90 fueron años en los que los riotercerenses estábamos muy pendientes de todo lo que sucedía deportivamente en el plano provincial, nacional e internacional, porque siempre había una noticia que involucraba la ciudad. Estos fueron algunos de los tantos motivos, por los que años después el Congreso nacional la declaró “Capital Nacional del Deportista”.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.